Un equipo aragonés, finalista del concurso de la NASA

Un equipo aragonés, formado por cinco desarrolladores, ingenieros e informáticos, ha conseguido clasificarse para la final del concurso SpaceApps que organiza la Agencia Espacial Norteamericana (NASA).

Compiten contra otros 24 proyectos de todo el mundo, entre los cuáles hay otro equipo español y el ganador será elegido mediante una votación en Twitter abierta hasta el próximo lunes, 5 de mayo.

Para votar, únicamente tienes que enviar el tweet que se generará al pulsar el botón:

VOTAR

El equipo ha alcanzado la final tras ser seleccionado por la NASA entre más de 500 proyectos presentados desde más de 90 ciudades en el hackatón que tuvo lugar hace unas semanas y que se celebró por primera vez en Zaragoza.

Su proyecto, OpenCuriosity, es un robot espacial capaz de moverse sobre cualquier terreno sin perder el apoyo de cada una de sus 6 ruedas, o girar sobre sí mismo en espacios muy reducidos. Así mismo, el robot tiene un brazo que permite realizar cuatro funciones (taladro, rayo láser, medidor de radiación y detección de gases y polvo).

En busca de un espacio democrático

Sin embargo, lo innovador del proyecto es el objetivo que persigue: avanzar hacia una auténtica democratización del espacio y del conocimiento.

Así, OpenCuriosity, está concebido para que cualquier persona pueda acceder a los datos y mediciones que pudiera recoger en una misión, saltándose la limitación de acceso a los mismos que las agencias espaciales mantienen. Sin duda, una herramienta importantísima que ponen a disposición de la comunidad científica internacional.

Aquí podéis ver el video que prepararon de su proyecto:


Anuncios

Ya tenemos ganadores!!

Pues sí, tras más de 36 horas de duro trabajo de todos (y toda) participantes, por fin el jurado se ha reunido tras las presentaciones de los 6 equipos y ha decidido los premios finales:

Premios locales:

Premio social (concedido por las votaciones de participantes):

win2

Premios del jurado:

win1

Desde la organización pedir disculpas por todos los fallos (que seguro no han sido pocos) que hayamos podido cometer y agradecer enormemente el esfuerzo y el excelente trabajo desarrollado por todos y cada uno de los participantes.

familia

Así mismo, agradecer la disposición de todos los facilitadores, Dani, Javier, Alberto y Francisco, por el apoyo técnico y humano que han dado a los equipos.

Por supuesto, no nos olvidamos de nuestros patrocinadores, Socientize, Fundacion FADOT, IA3 de Unizar y Geoslab por querer compartir con nosotros esta aventura, así como al Ayuntamiento de Zaragoza y a la Universidad de Zaragoza como partners institucionales de la organización.

Por último, enhorabuena a los ganadores y muchos éxitos en la fase internacional.

Este modesto blog, antes de despedirse por hoy, también quiere conceder sus premios especiales de lo vivido en estas intensas horas, y por ello, solemnemente (ruido de trompetas, fanfarrias y tambores) anuncia:

  • Premio escaqueo, al programador con menos lineas de código escrito: Aron (de EarthMe).
  • Premio Quien me mandaría meterme en ésto, al uso de la tecnología más extraña: A Javier Rubio (de Live Fires!!) por el uso de Topo Json.
  • Premio Corazón de Verano, al participante que más se ha peleado con el “estilo”: David (de EarthMe).
  • Premio Semana Santa, a la presentación con más pasión: Fire On.

 

Próximamente, más fotos y las intrucciones para poder votar y apoyar a los compañeros que han pasado a la fase internacional. No os lo perdáis. Descansad.

Qué hace una chica como tú en un sitio como éste

Charlamos un poquillo con Sandra para conocer más a la única mujer que participa en el SpaceApps de Zaragoza.

Esta joven (21 años) estudiante de 1º del Grado de Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma en el CIFP Los Enlaces nos cuenta que, aunque con un poco de miedo, se ha atrevido a participar en el concurso para poder aprender y llevarse una buena experiencia formativa a casa y que tampoco se ha sorprendido de ser la única fémina, pues en clase también lo es.

Ella achaca esa poquísima presencia de la mujer en la informática, a que existe una visión externa de que “éste es un mundo para chicos y frikis” y que eso tira para atrás a la hora de empezar estudios.

Esta excasa presencia de compañeras, lo lleva “bien”, aunque sí que se “siente algo sola en ocasiones”. Si bien matiza, que cuando hizo las prácticas del  grado que cursó (DAI), si que estuvo más cómoda ya que en la empresa había una diseñadora que le dio mayor seguridad.

Sandra nos cuenta que la integración con sus compañeros varones es buena sin sentirse discriminada por ellos por su condición de mujer.

Esta joven programadora piensa que una mayor presencia femenina aportaría una nueva óptica a la programación, otra forma de observar los problemas, afrontarlos y resolverlos, con “ideas más abiertas”…

Para finalizar, Sandra anima a aquellas chicas que estén dudando de estudiar cualquier campo de la informática o introducirse en este mundillo a que lo hagan: “Es un mundo lleno de infinitas posibilidades, en el que está todo por descubrir y nosotras somos perfectamente capaces de hacerlo”.

8

 

 

 

Curiosidad sin límites.

Ves a los OpenCuriosity montar su puesto de trabajo, y, si yo fuera de otro equipo, ya me asustaría. Porque estos chicos vienen con un robot igualito a esos que hemos visto tantas veces en la tele en misiones espaciales.

El robot es obra de Carlos, que en su tiempo libre, a parte de dedicarlo a la divulgación ciéntifica para jóvenes, viene construyendo desde hace 8 meses esta pequeña maravilla tecnológica capaz de moverse sobre cualquier terreno sin perder el apoyo de cada una de sus 6 ruedas, o girar sobre sí mismo en espacios muy reducidos.

A Carlos le acompañan en esta aventura Alex, Andrés, Luis y (otro) Luis. Una mezcla de electrónicos, informáticos y locos del espacio y la robótica, que se han ido conociendo en otros eventos (como el Arduino Day) o en este SpaceApps.

En este fin de semana, OpenCuriosity podrá tener listo el brazo operativo para cuatro funciones (taladro, un láser que han probado en los exteriores de Etopía, medición de radiación y para detectar gases y polvo).

7

Pero lo más atractivo del proyecto no es el robot en sí, sino el objetivo;  OpenCuriosity está concebido para que cualquier persona pueda acceder a los datos y mediciones que pudiera recoger en una misión, saltándose la limitación de acceso a los mismos que las agencias espaciales mantienen. ! Eso sí que es avanzar en la democratización del espacio y del conocimiento!.

Por supuesto, todos los datos del robot llegan al control, por telemetría, de forma que el control del mismo es total, llegando a ser capaz (gracias al láser) de analizar rocas sin tomar ni una sóla muestra!. Así mismo, el robot podría integrar en su panza alguna aplicación que algún científico pudiera necesitar para conseguir los datos que precisara.

En resumen una pequeña maravilla técnica, pero con un objetivo ético mucho más maravilloso.

6

Un sinfín de tecnologías (y una pelea con Newton)

Uno de los grupos más heterogéneos es el equipo Live Fires!!. Formado por ingenieros, geólogos, estudiantes de DAM y programadores , sus componentes son Marcos, Guillermo, Jorge, Javier Rubio (que nos está presentando un interesante curso rápido de Android que empieza en breves), Jaime, otro Jorge y Fergus.

Aunque este que escribe ( y que se sienta enfrente de ellos), pensaba que era el grupo más organizado de todos, me desmienten tal afirmación y me relatan la cantidad de caminos por los que en estas primeras 24 horas ha pasado su proyecto: lo que empezó siendo el uso y aprendizaje de tecnologías para mostrar fuegos en activo en un mapa open-source (Google, no todos te quieren); pasó a convertirse en un modelo que detectaba anomalías gravitatorias, utilizando datos de una sociedad francesa.

No se si lo sabiáis (yo, no), que no en todo el mundo hay la misma gravedad (Newton, no todos te quieren). Por ejemplo, en el Himalaya hay más gravedad que en Benidorm, entrando en juego la altura, la masa que hay bajo los pies y otras muchas variables.

Ayer también probaron a representar el mapa de manera tridimensional, pero tras pelearse con unos vientos, a las 20:00 h. de la tarde decidieron volver al inicio, pero para desarrollarlo como aplicación nativa de Android.

Los integrantes de Live Fires!! no se conocían apenas entre ellos y les costó coordinarse, pero está siendo una gran experiencia tanto en el campo organizativo como en el de aprendizaje de nuevas tecnologías (han probado hasta Topo-Json) frameworks y librerías.

Uno de los problemas más imporantes que han tenido ha sido el desconocimiento de las fuentes de datos, sorprendiéndoles la cantidad de información disponible que se podría utilizar si se sabe acudir a las fuentes oportunas. Para el año que viene, creen que conociendo mejor esas fuentes, su trabajo sería mucho más rápido y eficaz.

5

 

Incendiando la red

Evaluar lo crítico que puede ser un incendio es el objetivo de la aplicación de este numeroso grupo conformado por estudiantes de últimos años de ingeniería y jóvenes ingenieros. Incluso alguno de ellos hace dos semanas que terminó la carrera o está a punto de presentar el proyecto final. Carlos, Juan, David, Pepe. Crisitian, Cristofer y Adam son sus miembros.

Con su aplicación, Watch Fire, se podrá evaluar la posible gravedad de un incendio al combinar los datos de fuegos activos con los de vegetación. Además, quieren añadir una medición del ruido social que esos incendios provocan en redes sociales como twitter.

El grupo, que se conocía de la carrera, está disfrutando de la experiencia, sin separarse de sus ordenadores ni un momento ni para comer.

4

Los 3 “Montesqueros”

Antonio, Jorge y Raúl son estudiantes del Grado Superior de Desarrollo de Aplicaciones Multimedia (DAM) en el María Montessori. Llegan a Space Apps un poco abrumados por el nivel del resto de equipos, pero con la ilusión y las ganas de aprender. Conforman el equipo más pequeño de todos los participantes, lo que añade más dificultad a su tarea.

Su proyecto incógnito, se centra en el mapeo de los diferentes incendios activos que detecta la NASA, utilizando esos metadatos para generar diferentes mapas.

3La experiencia está siendo un auténtico reto que les está provocando dolores de cabeza (bueno, realmente, reconocen que “están jodidos”), pues se están enfrentando a nuevas tecnologías por primera vez en su día, como las api de Google Maps, si bien están reciibendo la ayuda del facilitador Alberto Alcolea.

A estas horas de la tarde, están teniendo problemas con los web services y andan algo desanimados, aunque estamos esperando que pronto aparezcan los primeros resultados y cambien la dinámica y los ánimos.